Inicio Deportes Los archivos de David Ruiz. Volumen XV.

Los archivos de David Ruiz. Volumen XV.

Tras repasar en las últimas entregas el momento más importante de nuestro “pequeño” Club, repasando tanto como conseguimos meternos en nuestra 3ª Copa de España, como los tres partidos que disputamos en la XIX edición de la que es sin duda la fiesta del fútbol sala cada año, ahora toca repasar la “resaca” que dejo el torneo copero como bien indica David Ruiz, así que nos ponemos manos a la obra y repasamos dicha resaca.

Como bien indica la palabra, resaca en su cuarta entrada en el diccionario de la RAE, es la situación o estado que sigue a un acontecimiento importante y que no siempre tiene que ser positivo, también tiene su lado negativo.

En el presente volumen, queremos ver los distintos aspectos de lo que nos dejó el subcampeonato de Copa, repasando lo positivo y lo negativo, acompañando a nuestro texto, varios recortes de prensa que el bueno de David Ruiz recogió y guardó en aquellos días, donde se puede llegar a entender “la resaca del éxito” que vivimos.

De todos es sabido como llegamos a aquella Copa, la situación que vivía el Club y por supuesto todos sabemos lo que pasó después, pero hoy por lo menos no vamos a volver a hablar sobre lo mismo, no vamos a lamentarnos, para todo eso quien sabe tal vez tengamos guardado otro “archivo secreto”, hoy sólo datos de lo que se dijo después del partido ante ElPozo Murcia FS.

Queremos empezar por el triunfo conseguido en la final, si si no nos equivocamos, por el triunfo cosechado por el equipo juvenil que se llevó la Copa de Filiales ante el Lobelle Santiago por 4-5, tras una gran primera parte (0-3) donde los hombres dirigidos por Ángel Sanz se llevaron la segunda edición del torneo juvenil. Hombres como Antoñito, Dani, los hermanos Del Moral Chema y Pablo, entre otros pusieron a nuestra cantera en lo más alto del fútbol sala nacional.

Porque si además de los canteranos que formaban el primer equipo, sumamos todos los chicos que venían apretando por detrás, se demostraba claramente el buen trabajo que el Club estaba haciendo y la tremenda cantidad de chavales con una enorme calidad deportiva que estaban creciendo poco a poco dentro del Club, como bien explicaba Jorge De la Cruz por aquel entonces Segundo de Santa.

Otro dato positivo fue el reconocimiento a Borja Blanco por su extraordinaria Copa, recibiendo el trofeo a MVP del torneo y dejando claro que el bueno de Borja iba a ser de los mejores jugadores que han pisado una pista en este país y sigue demostrándolo hoy en día. Fue el primero de muchos, sin desmerecer al resto (Sedano, Campos, Charlie, Jesús y los que han llegando en fechas más cercanas), pero la resaca de Cuenca nos dejó su actuación.

También recibimos el reconocimiento del mundo del fútbol sala y así lo puso de manifiesto la afición, no sólo la de casa que viene de serie, sino el reconocimiento del resto, admirando el pundonor del equipo y sobretodo la juventud, descaro y calidad de los canteranos. El reconocimiento de Duda mister de ElPozo admirando nuestro trabajo y las palabras de Santa declarando que el premio al trabajo era más importante que la Copa.
Tal vez la Copa es la competición de los humildes, del no rendirse nunca y nosotros abrimos ese camino que luego han seguido Jaén o Valdepeñas por poner dos ejemplos más cercanos.

Pero la resaca también deja de vez en cuando magulladuras que tardan en desaparecer u olvidarse y que en este caso no se han borrado gracias al trabajo de David Ruiz.

Pese al éxito deportivo, el fracaso económico era una losa demasiado grande, hacía falta un patrocinador nuevo tras la espantada de PSG y tras ponerse en la foto muchos prometieron trabajar para conseguir salir de la mala situación.

Tanto el ayuntamiento con su alcalde a la cabeza el Señor Parro, como el consejero de la Comunidad de Madrid, pidieron que no se olvidara al equipo, prometieron (sobretodo el edil) trabajar para conseguir salir del pozo.

No lo decimos nosotros, aquí os dejamos la prueba, tampoco vamos a entrar a valorar si el esfuerzo se realizó, porque carecemos de los datos que puedan opinar sobre el tema. Sólo nos limitamos a contar lo que se dijo tras aquellos días, donde todos, absolutamente todos estábamos en una nube.

Una alegría merecida y bien compartida por todos, conseguida a base de esfuerzo, lucha, compromiso que siempre serán nuestras señas de identidad.

Luego todos nos bajamos de las nubes, el equipo dijo adiós a la elite, pero aquí seguimos vivos, las ayudas no llegaron, la euforia se diluyó con el tiempo, los cargos políticos fueron pasando y lo que más duele (por lo menos al que escribe) nos dejaron sin nuestra casa, sin nuestro fortín, sin nuestro Andrés Torrejón.

Ahora aquí estamos de nuevo, sufriendo como siempre, con la ayuda cómplice de las instituciones y de algunos patrocinadores que apuestan por un equipo en la elite, por una ciudad donde el fútbol sala es más que un simple deporte. 

A quien corresponda, que esto siga existiendo, sigan apostando por un Club que está loco por su deporte y ama a su ciudad.

Esperamos pasen una buena “resaca” con nosotros, que recuerden tiempos pasados y se escapen algunas sonrisas y porque no algunas lágrimas. Volvemos pronto con otro archivo de David Ruiz, cuídense mucho.


- Te recomendamos -