Inicio Actualidad Así es la calle más peligrosa de Móstoles en donde se celebran...

Así es la calle más peligrosa de Móstoles en donde se celebran carreras ilegales

La Avenida de Extremadura en Móstoles se ha convertido en mucho más que una simple calle de tránsito. Es una vía de casi un kilómetro, una recta sinuosa que parece invitar a la velocidad temeraria. Pero para los residentes locales, esta avenida es mucho más que eso: es una fuente constante de peligro y temor.

Los vecinos de Móstoles llevan años advirtiendo sobre la peligrosidad de esta arteria urbana. A pesar de contar con pasos de peatones regulados por semáforos, el estruendo de motores que rompe el silencio nocturno es una señal constante de los peligros que acechan. Y es que la velocidad excesiva es moneda corriente en esta vía, donde los límites de velocidad parecen meras sugerencias para algunos conductores.

Leer más:  Planes para este fin de semana en Móstoles, programa completo

Imagina un lugar donde la vida cotidiana se ve ensombrecida por el riesgo constante de ser atropellado. Eso es lo que experimentan los residentes de esta área de Móstoles. A pesar de la presencia de importantes instituciones y centros de actividad, como un instituto, una residencia de ancianos y unas instalaciones deportivas, la sensación de inseguridad persiste.

Los semáforos son ignorados con frecuencia, y los límites de velocidad son vistos como simples obstáculos en el camino hacia una carrera clandestina o un trayecto más rápido. Los testimonios de los residentes son desgarradores: relatos de situaciones en las que se han visto obligados a maniobrar para evitar colisiones con vehículos que se desplazan a velocidades que desafían cualquier lógica de seguridad vial.

Leer más:  “Filmoteca” dedica el mes de marzo al cine protagonizado por mujeres

La impunidad con la que se conducen algunos vehículos en la Avenida de Extremadura es asombrosa. Los fines de semana, el rugido de motores se intensifica, señal de que las carreras ilegales están a punto de comenzar. Los residentes claman por soluciones, pero sus voces parecen perderse en el eco de la indiferencia.

Desde el Ayuntamiento, se prometen medidas para abordar esta situación. La instalación de radares de tramo y badenes en la vía son anunciados como posibles soluciones. Sin embargo, para los vecinos de Móstoles, estas medidas pueden parecer demasiado poco y demasiado tarde. La sensación de que un día alguien será atropellado se cierne como una sombra constante sobre sus vidas, recordándoles que la calle que debería ser un lugar de tránsito seguro se ha convertido en un campo de peligro impredecible.

Leer más:  La Cantera. Jornada 5 y 6 de febrero.

- Te recomendamos -
Artículo anteriorClubster53: el espacio perfecto para dar vida a tus producciones audiovisuales
Artículo siguienteMóstoles, admitida en el Clúster del Videojuego
Foto del avatar
Equipo de la redacción central de EditorialOn. Somos muchos, de sitios muy distintos y vivimos por y para la información.