Inicio Deportes LOS ARCHIVOS DE DAVID RUIZ. VOLUMEN XII

LOS ARCHIVOS DE DAVID RUIZ. VOLUMEN XII

En esta ocasión viajamos al mes de febrero de 2008, exactamente al viernes 15 donde daba inicio nuestra andadura en la XIX Copa de España, en la que fue nuestra tercera participación y sin duda la más gloriosa, hoy iniciamos nuestra retrospectiva a todo lo que pasó en Cuenca 2008.

Como es buen sabido, llegábamos en un momento muy delicado, la marcha de nuestro principal patrocinador nos dejaba muy tocados económicamente y con un éxodo de jugadores de la primera plantilla que no vaticinaba un futuro muy prometedor. Pero hay una cosa clara, nuestro principal lema siempre ha sido “Yo no me rindo” y en esos cuatro días de febrero lo demostramos con creces.

El partido de cuartos de final nos enfrentaba al Benicarló, ambos equipos no llegábamos en nuestro mejor momento de forma, pero la presencia de uno de los dos en semifinales se consideraba ya de por sí una sorpresa, ya que todo el mundo preveía o intuía una final entre ElPozo Murcia y el Interviú Fadesa (todos se equivocaron al 50%). Los otros encuentros de cuartos de final fueron ElPozo Murcia-Carnicer Torrejón y MRA Navarra-Lobelle Santiago por la otra parte del cuadro e Interviú Fadesa-Aznar Lugo donde iba a salir nuestro rival.

Quien pone texto a este Volumen (habría que preguntar a David Ruiz también su opinión) siempre ha creído que en el fondo el favorito de la mayoría era el Benicarló, pero como bien dijo Miki entrenador del equipo castellonense que de los equipos que podrían tocarles en el sorteo fuimos los únicos que les habíamos ganado en la liga.

Y en el pabellón El Sargal nos plantamos con Jesús, Charlie, Borja, Raúl Campos y Saad de quinteto inicial, mientras que Santa tenía en el banquillo a Clemilton, Limones, Wiwi, Jorge, Cristian, Rubén y Antoñito para intentar el pase a las semifinales desde las nueve de la noche.

No defraudó en nada el encuentro, tras un inicio alocado con cuatro goles en seis minutos y 2-2 en el marcador (Isco p.p. Y Raúl Campos), todo se tranquilizó y con el empate se llegó al descanso.

Se sentía cómodo el Benicarló, parecía controlar el encuentro y buscar alguna acción para poder ponerse por delante y controlar aún más la situación, ante un conjunto plagado de jugadores muy jóvenes y lo consiguió a los seis minutos de la reanudación con un tanto de David.

Pero nadie tenía en cuenta que los jóvenes eran de ADN mostoleño y que no se iban a rendir así como así. Fueron 10 minutos de agonía y de nervios, hasta que un magistral Borja Blanco empata el encuentro y tan sólo 45 segundos después ayudaba a Charlie a marcar el 3-4 definitivo que nos llevó a nuestra primera semifinal de Copa. Pero esto te lo contamos en otra entrega.


- Te recomendamos -