Inicio Deportes LOS ARCHIVOS DE DAVID RUÍZ, VOLUMEN VI

LOS ARCHIVOS DE DAVID RUÍZ, VOLUMEN VI

Esta semana David Ruíz nos acerca a otro estreno dentro de nuestra historia. En una época donde la tecnología nos permite poder disfrutar de casi todos los encuentros de liga que disputamos, sin importar en el lugar donde nos encontramos y a través de una infinidad de aparatos eléctricos, echamos la vista atrás para recordar la primera vez que una cámara de televisión entro en El Soto para emitir un partido de fútbol sala en directo, en un ya lejano 14 de octubre del año 2000.

Y no fue un partido como otro cualquiera, recibíamos al todopoderoso Caja Segovia, que tan sólo cuatro días antes se había proclamado Campeón del Mundo en la Intercontinental ante el conjunto brasileño Ulbra donde militaba y marco un gol un tal Pica Pau, os suena ¿verdad? La fiesta estaba asegurada, el pabellón a rebosar (una vez más) todo el mundo emocionado por la presencia de las cámaras de La 2 de TVE y encima un gran rival en frente, que visitaba una pista que no veía perder a su equipo desde 489 días, cuando cayo con un gol de oro ante Burela en el play-off de ascenso.

Pero la buena imagen que los hombres de Tino de la Cruz estaba mostrando en liga, situado en plaza de Copa de España y Play-off, con siete partidos disputados, 4 victorias, 2 empates y tan sólo 1 derrota, exhibiendo un buen juego y maravillando a todo el mundo relacionado con el fútbol sala, ese día no estuvo nada fino. No fuimos ni la sombra del equipo que estábamos acostumbrados a ver y el Caja Segovia no perdono.

Un equipo demasiado agarrotado, veía como las perdidas de balón propiciaban las rápidas contras de los segovianos que no perdonaban y se marchaban al descanso con un cómodo y solvente 0-5 a favor. La reanudación no fue mucho mejor y tan sólo después del 0-8 sacamos las fuerzas para maquillar un resultado que al final de los cuarenta minutos reflejaba un durísimo 3-12 en contra, que dejó helada a la afición en esa mañana del mes de octubre.

Fueron sólo tres puntos y más desde la distancia de tantos años, pero es cierto que fue una pena, que en el primer partido televisado en nuestro fortín, la derrota fuera tan dolorosa y no reflejará la casta y garra de un equipo que no le tenía miedo a nadie. Como dato recordar los buenos datos de espectadores que tuvo el encuentro, lo que demuestra que antes, ahora y en un futuro el fútbol sala gusta y gusta mucho. Nos vemos en otro Volumen de los archivos de David Ruiz.


- Te recomendamos -